Remodelación labios




Los labios son un signo de juventud, sensualidad y belleza.
Los podemos tratar desde dos perspectivas.
Como paciente joven que desea mejorar o cambiar la forma y/o volumen, o como paciente que quiere recuperar el volumen perdido y/o mejorarlo. Los labios son de los primeros en afectarse con la edad, pero al ser de una manera progresiva, no nos damos cuenta hasta que aparecen las arrugas peribucales o "código de barras". Tienen una alta concentración de agua por su irrigación vascular, que da la tonalidad rojiza. Uno de los primeros signos de envejecimiento es la pérdida de agua, así pues los labios también la sufren.
La forma de tratar dependerá de cada paciente, es uno de los tratamientos que hay que personalizar con más cuidado, ya que nos puede aportar gran satisfacción con muy poco.
El procedimiento es sencillo, de corta duración y preferentemente con anestésico local. La técnica dependerá en cada caso de lo que queramos tratar.
El material del implante puede ser fijo o reabsorvible.
Como fijo utilizaremos Aquamid, ya que es un implante hecho de un 97.5% de agua con un 2.5% de un polímero hipoalergénico (parecido a las lentes de contacto). Es un material elástico, viscoso y transparente, pero no absorvible, de manera que la textura es muy similar a nuestra propia piel. Al inyectarse, da el volumen y la forma deseada en el mismo momento del procedimiento, permitiendo una corrección ajustada y segura, actuando como una verdadera endoprótesis, queda fijada por una mínima respuesta inflamatoria en el momento de la inyección. Al ser un material tan blando, se adapta perfectamente a la mímica facial dando un resultado totalmente natural, es biocompatible y flexible. En caso de necesidad la endoprótesis al no causar fibrosis ni enquistamientos, puede extraerse fácilmente, de la misma manera, si se quiere conseguir más volumen, se puede repetir el proceso de inyección. No precisa test de alergia.
Como reabsorvible utilizaremos Restylane Lipps, a base de acido hialurónico estabilizado, con una duración hasta 18 meses. Tiene todas las ventajas de este producto: hidratación, turgencia, revitalización, naturalidad, y la más importante, una mejora real y recuperación del tejido por el proceso de captación de agua de manera que cuando ya no queda hialurónico, el resultado aún se mantiene parcialmente con volumen propio. Indicado especialmente en labios envejecidos, ya que recupera espectacularmente las arrugas del "código de barras".